jueves, 15 de julio de 2010

Mario.

Sonó el celular, Mario no sabia muy bien como se le hacia para contestar ese aparato del infierno como le decía después de varios whiskys, musitaba y se reía para sí, timidamente deslizaba el móvil entre sus manos, como jugando con quien esperaba justo del otro lado de la linea, impaciente, con las manos sudorosas y el estomago echo un nudo estaba ella, lista, brillante, presisa, con todos los argumentos listos, para según ella, tajarle el ego, manipularle el cerebro y que él nuevamente fuera el mismo guiñapo, el preferido de ella.

Uno nunca sabe muy bien la mecánica de como funciona el amor, si a huevo uno tiene que sufrir, y otro llevar "la sartén por el mango", a Mario le importaba un carajo, solo sabia que ella tenia la ruta para ir al cielo sin escalas, moría por ella, se dio cuenta de que, poco a poco, cada ves le costaba más caro a su ahora decrépito corazón que no tenia nada que ver con sus treinta y tantos, su corazón estaba viejo, reseco, resentido y más adicto que nunca a ella, lo confirmó cuando una mañana, empezó a tocer de una forma incontrolable, llamó a su terapeuta le dijo que era algo que tenia que decir y no lo hacia, se replanteaba las maneras, se retorcía entre sus ideas, enloquecía, y por fin una noche no pudo más, ¿que tend´ra la noche que todo pasa ?... corrió ...corrió como la presa con ataque de pánico, no le importó, llego a la puerta de....ya saben, del objeto de sus viajes celestiales, toco, sentía que el alma se le salia por la boca, y así fué, en cuanto ella con esa linda cara, reluciente a pesar de las horas de la noche, se asomó tras de la puerta, Mario abrió la boca, salieron tras el primer intento, un montón de peces, de colores, se retorcian antes los pies de su Diosa, luego salieron caramelos, libros, fotos, una silla y un par de colores, siguió intentando articular palabras y toda clase de objetos le brotaban, al final, quedo bacío, Mario se había desecho de todo, de todo lo que quería, de todo lo que anhelaba compartirle, de todo, e incluso entre el montón de cosas, iba en efecto, su alma.

Un camión se llevo todo, Mario pagó el flete, no sabe bien a donde fue a parar todo su "interior", pero al parecer, compró un repuesto para su alma, y está por ahí, diambulando, tomando whisky y burlándose ahora, de la angustiada Diosa que espera...


[Cualquier realidad que se encuentra acá es mera coincidencia....jajajajja]

6 comentarios:

Javier dijo...

awww que tal historia eh!

Jésse Leyva dijo...

JAVI! ¿como estás? deja veo tu blog!!

Pluma Roja dijo...

Me gusto bastante este relato, tan bien redactado. Oye Je, no sabía que escribieras tan bien.

Besos.

Jésse Leyva dijo...

iuh!! Aida!! gracias por las flores!

=)

Marìa Teresa Fuenmayor Tovar dijo...

Te felicito, no sòlo està MUY BIEN ESCRITO (Salvo detallitos que tienen què ver con la ortografìa) sino que es original, inesperado, ràpido porque mantiene la atenciòn del lector todo el tiempo y no permite que se anticipe el final. FELICITACIONES. TE SEGUIRÈ LEYENDO.

Marìa Teresa Fuenmayor Tovar dijo...

Te invito a participar en la pàgina www.escritoresdelmundo.ning.com date una pasadita por allì a ver què te parece.